Centro interior

Centro interior

Lo que expresamos como decoración en nuestro hogar es una proyección de nuestro mundo interior.

Trabajar o realizar cambios únicamente en el exterior suelen ser temporales ya que de no generarse esos mismos cambios, o al menos la consciencia de ellos, en nuestro interior, tendrán efectos temporales y pasajeros.

Una zona muy importante a la que prestar atención es al centro de la vivienda.

El centro de nuestra vivienda es un reflejo de nuestro propio centro.

Mantenerlo limpio, con una iluminación suave y ordenado, ayudará a que nuestra capacidad de centrarnos sea fácil y se dé con naturalidad.

Para saber cuál es el centro de tu vivienda, lo mejor es disponer del plano y calcularlo de forma exacta. Si no dispones de plano, puedes calcularlo de forma orientativa buscando el centro del ancho y largo total de la vivienda.

Si la vivienda donde vives no la consideras tu espacio global y lo que consideras como tuyo es una habitación, puedes realizar lo mismo calculando el centro de tu habitación.

Si en alguna etapa de tu vida te cuesta encontrar tu centro, puedes trabajar su reflejo externo en el centro de tu casa o de tu habitación. Ordénalo, límpialo e ilumínalo con una luz suave (puede ser una pequeña vela o una lámpara de Sal). Este mimo externo resonará en tu interior y te ayudará a ver con más claridad aquello que te impedía centrarte.

En esa toma de consciencia interna es donde se haya el aprendizaje y el cambio real.

Si necesitas ayuda para identificar el centro de tu espacio puedes hacer click en el siguiente enlace y contarme: Estaré encantado de atenderte.